Cuando se trata de remodelar o diseñar un baño, uno de los elementos más importantes es la elección del tipo de plato de ducha. Los platos de duchas son una excelente opción para cualquier tipo de baño, ya que ofrecen una gran cantidad de ventajas en comparación con las duchas tradicionales. En este artículo, hablaremos de las ventajas de los platos de duchas y por qué deberías considerarlos para tu próximo proyecto de baño.

  1. Fácil instalación Una de las mayores ventajas de los platos de duchas es que son muy fáciles de instalar. En comparación con las duchas tradicionales, que a menudo requieren un trabajo de albañilería y una gran cantidad de tiempo, los platos de duchas pueden ser instalados en tan solo unas pocas horas. Esto significa que no solo ahorrarás tiempo y dinero en la instalación, sino que también podrás usar tu baño más rápidamente.
  2. Ahorro de espacio Los platos de duchas son también una excelente opción si tienes un baño pequeño. Debido a que no requieren de una gran cantidad de espacio, puedes tener una ducha en tu baño sin tener que sacrificar el espacio que necesitas para otros elementos, como un tocador o un armario. Además, los platos de duchas pueden ser personalizados en cuanto a tamaño, forma y estilo para adaptarse a tus necesidades específicas de espacio.
  3. Seguridad Los platos de duchas también son una opción segura para cualquier tipo de baño. A diferencia de las duchas tradicionales, que a menudo tienen un borde alto, los platos de duchas tienen un borde bajo, lo que los hace más fáciles y seguros de entrar y salir. Además, los platos de duchas pueden ser antideslizantes, lo que reduce el riesgo de caídas y lesiones.
  4. Mantenimiento Otra ventaja de los platos de duchas es que son muy fáciles de mantener. A diferencia de las duchas tradicionales, que a menudo requieren de una gran cantidad de limpieza y mantenimiento, los platos de duchas pueden ser limpiados con facilidad con productos básicos de limpieza. Además, los platos de duchas son más resistentes a los arañazos y a las manchas que las duchas tradicionales, lo que los hace más duraderos y fáciles de mantener en buen estado.